En un ambiente creativo no hay preguntas estúpidas y respuestas “correctas”