La mejor forma de evitar las críticas es nunca jamás hacer nada. O hacer lo que amas, tener una gran vida y dejar que otros pierdan el tiempo criticándonos.