Leonardo da vinci creatividad

Históricamente, uno de los grandes creativos que han existido, sino el más grande de todos, fue Leonardo Da Vinci. El artista italiano se destacó no solo por ser un gran pintor, sino también por ser anatomista, arquitecto, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista. A lo largo de sus 67 años, este genio no solo dio a la humanidad algunas de las más impresionantes obras de arte, sino que aparte, en su libro de notas de más de 13.000 páginas, diseño e invento parte de lo que fue la base del vuelo, el submarinismo y otros aspectos de la ingeniería moderna. Todo esto en el año 1500. 

Fue justamente este cuaderno de notas, lo que inspiro a Michael J. Gelb a escribir su libro: Cómo pensar como Leonardo da Vinci: Siete pasos para el genio diario. Gelb busco las 7 cualidades que Da Vinci demostró a lo largo de su trabajo y que se requieren para mantener activa la fase creativa de las personas. Las siguientes, son las características que Gelb describe:

1) Curiosidad. Es la base fundamental de la creatividad. Un instinto natural que tenemos de pequeños y que es sumamente difícil mantener a lo largo de nuestra vida adulta. Fascinarnos con aquello que nos rodea y prestar atención a nuestro entorno son herramientas que disparan la creatividad. Es ideal tener a mano algún elemento que nos permita tomar nota de lo que nos llama la atención, aquello que se nos ocurre o los chispazos de inspiración que no pueden aparecer.
2) Aprender de la experiencia. Limitarnos solo a una opinión o una única perspectiva, nos mantiene atorados en una sola idea y enfoque. Utilizar diferentes enfoques y puntos de vista a un problema, nos otorga un conjunto de soluciones las cuales, podemos luego aplicar según nuestra conveniencia.
3) Agudizar los sentidos. En conjunto a la primera característica, debemos estar muy preparados para comprender, explorar y absorber el entorno que nos rodea. Ver, escuchar, saborear, tocar e incorporar al máximo lo que nos rodea. Todo puede y debe ser fuente de inspiración y oportunidades.
4) Abrazar la ambigüedad y el cambio. La capacidad de adaptarse y aceptar nuevas ideas es la una característica distintiva del creativo. Es una habilidad que puede ser cultivada, pero primero hay que reconocer su importancia. Después de eso, es gestionar la ansiedad natural que muchos sienten cuando se aventuran en lo desconocido.
5) Pensamiento de todo el cerebro. Según la teoría de los dos hemisferios, el hemisferio izquierdo, analítico, lógico y objetivo, ahoga las ideas creativas e innovadoras. Dichas funciones provienen del lado derecho de nuestro cerebro que es intuitivo, reflexivo y subjetivo. Por lo cual, es necesario pensar en soluciones, no solo en base a conocimiento puro y datos, sino también mediante la inspiración y la intuición.
6) Balance entre cuerpo y mente. Más allá de la importancia que tiene el cerebro en la base creativa, el cuerpo debe acompañar en el proceso a la mente. Da Vinci no solo era un gran artista, sino también un excepcional atleta, reconocido como el “hombre más fuerte de Florencia”. Mantener una vida saludable y sentirse bien son parte del proceso creativo
7) Conexión. El ser humano busca sentido. Físicamente buscamos estar saludables, el afecto y el éxtasis sexual. Emocionalmente, buscamos pertenencia, intimidad y amor. Intelectualmente buscamos patrones y relaciones para comprender los sistemas. Espiritualmente, buscamos lo Divino. Es necesario, que aquello que hagamos, sea consistente con nuestra vida diaria, para no encontrarnos con obstáculos que nosotros mismos interpongamos.

Da Vinci fue un genio creativo adelantado a todas las épocas, estas 7 cualidades que sobresalían en el pueden ser el punto de partida a un pensamiento mas creativo.

 

Siguiendo sus enseñanza, en Smartservices Argentina nos enfocamos en aplicar la creatividad en las soluciones que brindamos a nuestros usuarios. Visítenos en nuestra web aquí