Ejercicios creatividad

El siguiente listado, muestra 12 ejercicios de estimulación creativa, propuestos por la escritora norteamericana Dorothea Brande en su libro “Wake up and live” (Levántate y vive). Este libro fue escrito en 1936.

Estos 12 ejercicios prácticos, buscan flexibilizar la mente y prepararla para poder entender interiormente el proceso creativo. La autora buscaba generar alegría en la persona, dado que la novedad y el desafío, generan felicidad.

1. Pasa una hora al día, sin decir nada, excepto dar respuestas a preguntas directas, en medio del grupo habitual de personas que lo rodean. Es importante no crear la impresión de que se está de mal humor o mal. Hay que ser lo más normal posible. Pero no se debe iniciar charla o agregar información.

2 Tomarse 30 minutos al día para pensar acerca de un tema exclusivamente. Se recomienda al principio comenzar con cinco minutos.

3 Escribir una carta sin usar las palabras yo, mi, mío, mis.

4 Hablar por 15 minutos al día sin usar las palabras yo, mi, mío, mis.

5 Escriba una carta en un tono “éxito” o plácido. Sin errores, no mienta. Busque aspectos o actividades que puedan ser honestamente informados de esa manera.

6 Hacer una pausa en la puerta de una habitación llena de gente y tratar de saber la dimensión de la pieza.

7 Mantenga a una persona que recién conoce hablando de sí mismo sin permitirle tomar conciencia de ello. Hay que regresarle preguntas de manera cortes para que su interlocutor no se sienta rechazado.

8 Hablar exclusivamente sobre uno mismo y de sus intereses sin quejarse, sin jactarse y sin aburrir a las otras personas que están con uno.

9 Hablar sin mencionar frases como: “De echo”, “Lo que quiero decir” y otros modismos

10 Planear 2 horas del día y apegarse al plan.

11 Planificarse 12 tareas aleatorias. Por ejemplo: Tomar el autobús que más lejos me lleve de casa, pasarse 12 horas sin comer, ir a comer al lugar menos probable que iría, quedarse despierto toda la noche trabajando en una idea.

12 Tomarse un día para responder que si a toda propuesta razonable.

Si bien algunas tareas no implican inventiva o creatividad, es importante poder entender el entorno donde uno está para poder explotarlo. Como todo ejercicio, los ejercicios de estimulación creativa deben realizarse rutinariamente para lograr un mejor efecto.